Terapia de Pareja

 

 

“Cariño, ¿te comprendo suficientemente o te hago sufrir? Cuéntamelo, por favor, para que aprenda a quererte mejor. No es mi intención hacerte sufrir, pero si lo hiciera por ignorancia, dímelo para amarte mejor y ser féliz”  Thich Nhat Hanh.

 

 

“No ser amado es una simple desventura. La verdadera desgracia es no saber amar” Albert Camus.

 

 
Las crisis en la pareja son inherentes a las personas. Han existido y existirán siempre. Pese a esta realidad, siempre que exista una voluntad por parte de los dos de seguir adelante, la primera parte de la terapia ya esta hecha con éxito.
 

Dos personas deciden unirse y poner en marcha un proyecto en común, pero hay muchas barreras que hay que ir saltando.

 

Cada uno viene de una educación y familia de origen distinto.

 

Cada uno aporta distintas vivencias y ha podido tener relaciones anteriores con diferentes finales.

 

Cada uno trae a la pareja personas y relaciones que el otro puede o no aceptar.

 

Al mismo tiempo existe el contraste entre el ideal que tenemos de la persona amada, lo que se llama “el personaje de nuestra cabeza” con lo que la persona es realmente

 

Gestionar todo eso mas lo que viene en la vida puede en ocasiones desbordarnos.

 

Hacer la pregunta de la primera cita cuando sentimos que no se nos tiene en cuenta es muy complicado. Si dejamos de atender nuestras necesidades y no sabemos atender a la vez las necesidades de nuestra pareja, por mucho amor que sintamos o proyectos en común que tengamos es duro seguir adelante, y la persona que originalmente era nuestro punto de apoyo se convierte en un problema añadido.

 

No obstante, frente a todos los escenarios presentados anteriormente, siempre que exista una voluntad y decisión por parte de los dos de seguir adelante, el porcentaje de superar la crisis es muy grande.

© 2015 Maria Perez Esteban

Todos los derechos reservados.