Depresión

 

 

 

“Nada va a cambiar, todo va a seguir igual” “Para que voy a hacer esto si ya se como va a acabar” “Si se que soy yo” “Estoy solo/a” “No tengo ganas de hacer nada” “Estoy siempre triste”

 

 
¿Qué es la depresión?

 

La depresión es un trastorno que se caracteriza por un sentimiento de tristeza profunda, disminución de las funciones psíquicas, así como una serie de síntomas que se prolongan en el tiempo. Los más comunes son baja autoestima, insatisfacción, acceso de llantos, pensamientos negativos hacia el entorno y hacía uno mismo, disminución afectiva de la gente que nos rodea y pérdida de interés general.

 

La depresión puede manifestarse de muchas y variadas formas, la más clara es cuando aparecen la mayor parte de los síntomas mencionados anteriormente, sin embargo hay trastornos depresivos que están escondidos y que las personas ni siquiera se dan cuenta que la están teniendo.

 

La depresión aparece ante un acontecimiento doloroso o inesperado: muerte de un ser querido, pérdida del trabajo, cambio de residencia, separación; o puede aparecer por insatisfacción general de la vida.

 

 

En cualquiera de los casos la falta de deseo o interés por la vida y un sufrimiento que permanece en el tiempo, nos están avisando que es necesario tomar medidas al respecto.

 

 

¿Por qué hay personas que la sufren y otras consiguen superarla? Aunque todos vivimos momentos dolorosos o traumáticos en un momento dado, no todos se quedan enganchados a este trastorno.

 

En muchas ocasiones el ser humano no puede hacer frente solo a determinados momentos de su vida; le superan, le dominan y no cuenta con los recursos necesarios para ello. En esos momentos es necesario acudir a un psicólogo o psicoterapeuta.

 

 
¿Cómo se cura la depresión?

 

Las personas cuando están mal se olvidan de cuando estaban bien, se olvidan de sus recursos, en la terapia recuperamos esos recursos del paciente. Desde la terapia se analiza la situación; que patrones de comportamiento y pensamientos son los que me hunden más en la tristeza, todo aquello que no lleva a una solución sino a mantener el problema. Así mismo, se explora en aquellos aspectos agradables o queridos de nuestras vidas que ayudan a sentirse bien y llenarse de energía positiva. La depresión es de los problemas que más satisfactoriamente se solucionan en terapia.

 

El vínculo con el psicoterapeuta es fundamental para que la persona vaya soltando esa tristeza, empiece a confiar en si misma, en su poder para cambiar las cosas y a tenerse en cuenta. En definitiva, trabajar y enfocarse en aquellas circunstancias que sí puedo cambiar, para no quedarse atascado/a en un pasado que no se puede cambiar, vivir en el presente y no sobrevivir en él y mirar positivamente hacia el futuro.

© 2015 Maria Perez Esteban

Todos los derechos reservados.